Cuando aprendemos a vincularnos (cont.)

Aprendemos a hablar en primera persona, a decir qué sentimos, qué pensamos o qué necesitamos. Evitamos interpretar las conductas de los otros y favorecemos de este modo la circulación armoniosa de la energía. Dejamos de estar tan centrados en obtener beneficios personales. Dejamos también de reclamar, al lograr ser conscientes de la violencia que despliega esta conducta.

—Ticeap

www.ticeap.com.ar | blog.ticeap.com.ar | info@ticeap.com.ar | +54 11 6102 4106

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.