El orden grupal

La reconexión de las Almas

Aquí ya no priman los intereses personales, ellos desparecen y solo está presente la disposición para trabajar en pro del mayor bien de todos y en función de las tareas que debemos realizar. Por ejemplo, si se manifiesta como impresión del Alma que tenemos que escribir este libro, todos los que nos sentimos convocados nos reunimos y simplemente lo hacemos. No es necesario que haya algo más que nos acerque, ni siquiera es preciso que seamos amigos o que sintamos una simpatía particular; todo esto queda eclipsado por lo superior, que se impone. Nos empieza a ligar una tarea común y ninguna otra cosa en especial, y esto genera una experiencia muy diferente, cálida, armoniosa, sin conflictos, pacífica, entusiasta, constructiva y libre de posibles bordes filosos. Se trabaja para el cumplimiento de un bien superior por amor a la Creación, algo que genera un bienestar grupal e individual y una vivencia diferente y plena de satisfacción. Cuando todo este proceso se va instalando, se accede finalmente a la Ley del Dharma, de la Acción Correcta. Ya no se puede hacer lo que se sabe que está mal. Llegado este punto, se habrá atravesado por completo el karma en lo individual y en lo grupal. La Shakti, la Conciencia-Fuerza, se manifestará en nosotros. Distintos matices y experiencias se van desplegando en estos grupos y habrá que ir trabajándolos.

(Del libro PASAMANOS A LA CONCIENCIA de S. Kamienomostki).
La pintura es una obra del pintor polaco Tomasz Alen Kopera, nacido en Kozuchow, Polonia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *